Residuos Patógenicos

Los residuos patogénicos son una categoría dentro de la clasificación de la ley de residuos peligrosos.

Los siguientes tipos de residuos son clasificados y manejados como residuos patogénicos:

* Sangre y productos sanguíneos.

* Cultivos y cepas de agentes infecciosos.

* Residuos patológicos.

* Elementos punzo-cortantes.

* Residuos contaminados de laboratorio.

* Residuos originados en la atención de pacientes.

* Productos biológicos desechados.

* Cadáveres y partes corporales de animales de experimentación.

* Equipos contaminados.

* Diversos desechos contaminados.

Sangre y productos sanguíneos:

En este ítem se incluye restos de sangre humana y residuos de productos sanguíneos tales como suero, plasma, y otros compuestos.

Estos elementos deben siempre clasificarse y manejarse como residuos infecciosos en vista de la posible presencia de agentes que originan enfermedades infecciosas. Por ejemplo Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, Hepatitis B, enfermedades que son graves y debilitantes.

Por lo expresado es esencial que se adopten medidas para minimizar la exposición a estos residuos.

Cultivos y cepas de agentes infecciosos:

Esta categoría debe ser siempre manejada como residuo infeccioso a causa de la alta concentración de microorganismos patógenos normalmente presentes en estos materiales.

Se incluyen en esta categoría a muestras de cultivos de laboratorios, cultivos y cepas de agentes patógenos provenientes de investigación y laboratorio.

También se hallan incluidos dentro de este ítem las placas de petri y materiales utilizados para transmitir, inocular y mezclar cultivos.

Cultivos y cepas de agentes no infecciosos:

Esta categoría debe ser siempre manejada como residuo patogénico a pesar de no tratarse de un agente causante de enfermedades.

Se incluyen en esta categoría a muestras de cultivos de laboratorios, cultivos y cepas de agentes no patógenos provenientes de investigación y laboratorio.

También se hallan incluidos dentro de este ítem las placas de petri y aparatos empleados para transmitir, inocular y mezclar cultivos.

Elementos punzo-cortantes:

Esta categoría abarca a las agujas hipodérmicas, jeringas, agujas intravenosas, bisturís, pipetas descartables, tubos capilares, porta y cubre-objetos de microscopios y vidrios rotos.

Los elementos punzo-cortantes contaminados son reconocidos como una categoría que requiere especial cuidado en su manipuleo debido al doble riesgo que presentan de ocasionar un daño y de inducir una enfermedad.

Los cortes, heridas y lesiones punzantes originados por estos elementos constituyen vías de acceso de agentes infecciosos a través de la piel dañada. La persona lastimada estará entonces bajo riesgo de infección y de enfermedad.

Solamente hay un modo de prevenir heridas si se debe manipular estos residuos, y es colocándolos, una vez usados, directamente en recipientes especiales que los contengan y que protejan contra lastimaduras.

Los elementos punzo-cortantes que no fueron expuestos a agentes patógenos y por tanto no estén contaminados, es decir no sean infecciosos, deben tratarlos de manera uniforme sin diferenciar entre aquellos que estén contaminados y aquellos que no lo estén.

Residuos contaminados de laboratorio:

Esta categoría incluye a todos los residuos potencialmente infecciosos generados en laboratorios de investigación médica, patológica, microbiológica, farmacéutica o generados en otros laboratorios industriales.

Se citan como ejemplos de esta categoría:

  • Recipientes que contuvieron muestras y cultivos de microorganismos, tales como placas de petri, tips, epperdorf y tubos de ensayo.
  • Elementos utilizados para manipular materiales infecciosos tales como muestras y cultivos, por ejemplo: pipetas, utensilios para untar o esparcir cultivos, esponjas, porta y cubre de microscopios.
  • Equipo protector del personal, tales como guantes desechables, ropas de laboratorio, delantales y barbijos que estén contaminados.

Productos biológicos desechados:

Esta categoría incluye a residuos biológicos, tales como vacunas y cultivos atenuados.

Cadáveres y partes corporales de animales de experimentación:

En algunos proyectos de experimentación ciertos animales son infectados con microbios patógenos del ser humano a fin de estudiar procesos de afecciones y la eficacia y efectos colaterales de productos farmacéuticos. Los residuos de investigaciones como restos corporales, deben ser considerados infecciosos y manejados como tales a fin de minimizar riesgos de exposición para quienes deben manipularlos.

Cultivos celulares:

De cualquier tipo y todo material descartable utilizado para el desarrollo del mismo

Diversos desechos contaminados:

En este ítem se incluyen aquellos tipos de residuos de laboratorio que no sean residuos domiciliarios, que no hayan quedado abarcados en alguna de las categorías anteriores y que por su  característica de perecedero no pueda ser descartado como peligroso