La estrella es el IAFE


Dos premios Nobel de la Argentina firmaron el acta de su creación. Un sinnúmero de personalidades lo llevaron adelante y permitieron que finalmente el 27 de agosto el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE), celebre su 40mo aniversario a poco de lanzar el Nuevo Observatorio Virtual Argentino (NOVA); poner en marcha un telescopio en San Juan para búsqueda de planetas extrasolares e impulsar proyectos mundiales para que se instalen en el país un radiotelescopio para ondas milimétricas y un conjunto de espejos para rayos gamma, similar al que está en África y revoluciona el conocimiento de altas energías del cosmos.

“Hoy conforman el IAFE unas 97 personas, entre investigadores, técnicos, becarios y visitantes de otros países. Es cada vez más un referente en América Latina y también en el mundo. Ahora recibiremos para hacer posdoctorados a profesionales de la India y Francia”, enumera la directora de la institución, Gloria Dubner, acompañada por la vice-directora, María Silvia Gravielle, al tiempo que coinciden en mencionar otros planes como la posibilidad de conseguir los fondos para desarrollar instrumentos espaciales como en el pasado. “En los 80, el IAFE participó de los concursos de oportunidades de la NASA para presentar instrumentos con el objetivo de ser probados en los vuelos espaciales. Se trabajó mucho en eso”, recordó Gravielle.

Un poco de historia

Oficialmente, el 29 de diciembre de 1969 nace el IAFE, que depende de CONICET y de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. ¿Por qué entonces se celebra el aniversario el 27 de agosto? “La fecha –responde Dubner- fue elegida por un montón de motivos pero ninguna razón real. Diría que tuvo dos fundaciones. Una fue un acta de creación firmada por dos premios Nobel, Houssay y Leloir, en una reunión del CONICET, el 29 de diciembre de 1969. Eran momentos muy difíciles: el ‘Cordobazo’, el paso de Onganía a Levingston. En un contexto así costaba poner en marcha la ciencia. El 18 de diciembre de 1970 el directorio de CONICET firma un acuerdo con la Comisión Nacional de Estudios Geoheliofísicos (CNEGH) para poner el IAFE en inmediato funcionamiento”. En 1971, otro convenio entre el presidente de CONICET, Bernardo Houssay, el rector de UBA, Andrés Santas y el titular de CNEGH, volvía a asegurar su existencia.

¿Por qué la necesidad de crear el IAFE? “Eso fue obra de un visionario, Jorge Sahade, quien presidió la Unión Astronómica Internacional. Él decía que las instituciones existentes no veían la era espacial que empezaba, y se necesitaba una organización que tomara eso de partida. Entonces, IAFE fue una asociación muy interesante de físicos, ingenieros y astrónomos para abordar la ciencia espacial en forma teórica y también experimental. Se juntó una masa humana de tanto valor que este Instituto fue uno de los puntos de partida de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales”, precisan las investigadoras. Y agregan: “Fue un crisol muy interesante que nos convirtió en los más físicos entre los astrónomos y los más astronómicos entre los físicos. Esta fusión es única en el país”.

A futuro

En el mundo, distintos observatorios ofrecen virtualmente sus datos y esto les permite acceder al de otros sitios. “Aquí se constituyó el portal NOVA, que cuenta con el aval del Ministerio de Ciencia. Pronto tendremos la página web”, anticipan al igual que indican: “Ya opera a distancia un telescopio chico en San Juan para búsqueda de planetas extrasolares, y la idea es que sea comandado desde acá”.

Junto con el Instituto Argentino de Radioastronomía concursan para que se instale en Salta y Jujuy un radiotelescopio para ondas milimétricas, similar al de Chile. “Al ponerlo de este lado de la Cordillera puede trabajar de modo independiente y combinado con ALMA, el proyecto en Atacama de 1.500 millones de dólares. Brasil construiría las antenas y la Argentina pondría el sitio y la infraestructura. Entre ambos desarrollaríamos el equipamiento”, detalla. Además, la Agencia Espacial Europea planea instalar un conjunto de espejos rayos gamma en América del Sur, y el IAFE trabaja en la búsqueda del sitio, proponiendo ubicaciones en San Juan y en el norte argentino.

Asimismo, siguen los talleres vocacionales semanales para estudiantes secundarios, las charlas abiertas al público y la apertura del espacio joven donde becarios exponen el tema de sus tesis y ensayan en un ambiente familiar para futuros coloquios. Además, el IAFE inició la cuenta regresiva para la fiesta aniversario, que será el viernes 27, a las 15.00, en su edificio en Ciudad Universitaria. Están invitados las máximas autoridades del área, personalidades que fueron parte de esta entidad y los actuales integrantes que mostrarán en qué trabajan. Ese día, el IAFE será la estrella y todas las miradas apuntan hacia allí.

Fuente: El Cable Nro. 752