Chidichimo, presente



La hija y el padre de Ricardo Chidichimo junto al decano Jorge Aliaga.

  El martes 21, en el Aula Magna del Pabellón II, se hicieron presentes por un momento aquellos estudiantes y trabajadores de Exactas desaparecidos a manos de la última dictadura militar. La presencia fue en forma de imágenes: en la pantalla gigante del aula se sucedieron los rostros acompañados de nombres y apellidos. Y en la platea, formada por una mayoría de graduados y ex alumnos de la Facultad que compartieron militancia y estudio durante los años 70, comenzaron a animarse los recuerdos. Todavía no había llegado al aula la familia de Ricardo Chidichimo, pero el clima de memoria abierta había anticipado la presencia.

  Ricardo Chidichimo estudiaba en Exactas la carrera de Meteorología y militaba en la Juventud Peronista. El 20 de noviembre de 1976 fue secuestrado por las Fuerzas Armadas y pasó a engrosar la lista de los desaparecidos por el terrorismo de Estado. Poco tiempo atrás de esa fecha, había rendido su última materia de la carrera. Durante el acto en el que Exactas recordó los 30 años del golpe del 24 de marzo, Quita, madre de Chidichimo e integrante desde un inicio de Madres de Plazo de Mayo, se acercó a las autoridades y les comentó que su hijo tenía su carrera completa. Ante esto, se corroboró que la información era correcta y el título fue gestionado en forma inmediata el título de licenciado en Ciencias Meteorológicas.


Un grupo de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora) en el acto.

  El decano Jorge Aliaga abrió el acto de colación cuando el padre y la hija de Chidichimo estuvieron en el aula. Si bien madres de pañuelo en la cabeza había muchas, faltaba Quita, la madre de Ricardo, quien no pudo presenciar el acto a causa de un accidente que sufrió el domingo anterior al mismo y del que actualmente se repone. Aliaga hizo mención del compromiso de la institución respecto de los derechos humanos, recordando el reciente homenaje a Daniel Bendersky -otro alumno desaparecido- y el avance en la recopilación de documentación necesaria para que la UBA se constituya como querellante en las causas penales por el secuestro, tortura y desaparición de sus estudiantes y trabajadores. También reclamó la aparición con vida de Julio López.

  Más tarde se dirigió al público Juan Manuel Peluffo, graduado de Exactas y compañero de militancia de Chidichimo, quien leyó un texto colectivo que presentaba una lectura de los motivos por los cuales los jóvenes de los 60 y 70 se volcaron en forma masiva a la militancia revolucionaria y reivindicó “aquella generación que se comprometió con su pueblo y dio todo lo que podía dar”.

  La emoción, que se adueñó del acto desde el primer momento, tuvo un momento de gran intensidad cuando habló Florencia, hija de Ricardo Chidichimo. Muy conmovida por la situación, con una foto de su padre colgando en el pecho, leyó dos poemas de Quita Chidichimo, uno escrito al cumplirse dos años de la desaparición de su hijo y otro escrito hacía pocas horas. Florencia aclaró que Quita escribe un poema en cada aniversario de la desaparición de su hijo.

  Finalmente, Ricardo Chidichimo padre y Florencia recibieron el diploma de Meteorólogo de manos del decano. El cierre estuvo marcado por las lágrimas, los aplausos y los gritos de presente.