Seminario de biología forense


El 19 de abril se llevará a cabo en la Facultad el Primer Seminario de Biología Forense. Organizado por el Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental y el Programa Nacional Ciencia y Justicia del CONICET, el encuentro tiene como principal objetivo dar a conocer las múltiples formas en las que la biología puede colaborar con la investigación forense. Se trata también, según informan sus organizadores, de una interesante oportunidad para establecer nuevos vínculos y fortalecer los ya existentes entre los científicos y los cuerpos médicos forenses, policías científicas y el Poder Judicial.

“En noviembre de 2017 mi equipo y yo comenzamos la organización de este primer encuentro con especialistas que trabajan en temas biológicos relacionados con la resolución de casos judiciales y, afortunadamente, hemos conseguido despertar el interés no solo de las autoridades de la facultad sino también del CONICET, que aceptó trabajar en la co-coordinación del evento”, se alegra Nora Maidana, directora del Servicio de Biología Forense de Exactas.

Y, a juzgar por el número de inscriptos, el interés no sólo fue despertado en las autoridades sino también en quienes ya se han preinscripto para asistir a las charlas y que, hasta el día de hoy, suman más de 550 personas. “La idea es que a lo largo de las diez presentaciones de los invitados, los investigadores y docentes de esta Facultad perciban qué se puede aportar desde la especialidad de cada uno, y los estudiantes descubran otras aplicaciones de la Biología. Además, todos podrán ver y hacer visibles las posibilidades de cooperación con el sistema judicial, los laboratorios de criminalística y los cuerpos médicos forenses”, explica la investigadora.

Entre las exposiciones previstas, la propia Nora Maidana disertará sobre El aporte de la Ficología a las Ciencias Forenses. “El estudio de las algas ha aportado datos, fundamentalmente, para la resolución de casos de muerte por ahogamiento y para la determinación de la presencia, en el lugar del hecho, del sospechoso de haber cometido un delito. En el seminario presentaremos cómo son los procedimientos que se realizan desde la toma de las muestras hasta su análisis, y los alcances y limitaciones del método”, comenta.

La Dra. Claudia Aranda, bioarqueóloga de la Facultad de Odontología de la UBA explicará de qué manera el estudio de restos humanos esqueletizados o momificados y su contexto de hallazgo permiten no sólo conocer el estilo de vida y las prácticas mortuorias de las poblaciones del pasado, sino también ayudar a la identificación de personas desaparecidas.

Por su parte, la Dra. Haydée Pizarro, limnóloga e Investigadora Principal del CONICET en el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA) explicará cómo la ecología del agua dulce -una ciencia que abarca el estudio de lagunas, lagos, ríos, embalses, charcos y bañados- resulta aplicable en casos forenses porque puede generar información puntual e histórica tanto de un sitio determinado como de toda la cuenca.

Marta Maldonado, odontóloga y coordinadora del Departamento Odontología Legal de la Morgue Judicial hablará sobre la identificación de los restos cadavéricos y los aportes a la investigación judicial que permiten la identificación de marcas de mordidas humanas o de animales, y la forma de relacionarlas con el agresor.

La cadena de custodia como sistema de control y registro que se aplica a la evidencia desde su localización en el lugar de los hechos o del hallazgo, hasta que la autoridad competente ordene su conclusión, es el tema que desarrollará la Dra. Graciela González, miembro del Consejo Asesor del Programa Nacional Ciencia y Justicia e investigadora independiente del CONICET en el INQUIMAE.

La Dra. Adriana C. D’Addario, bioquímica y coordinadora del Departamento de Química Legal de la Morgue Judicial disertará sobre la determinación de los llamados marcadores histológicos, patrones morfológicos que resultan indicadores de un aspecto fundamental en la causa de muerte.

“Los hongos: una herramienta potencialmente útil para las ciencias forenses” es el título de la charla que brindará la Dra. María Cecilia Tranchida, micóloga de la Universidad Nacional de La Plata. Conocer la biota fúngica presente en diferentes casos reales y experimentales permite estimar intervalos post mortem y post entierro, lo que convierte a los hongos en evidencia para la resolución de casos judiciales.

La Dra. Leticia K. Povilauskas, palinóloga de la Universidad Nacional de La Plata explicará cómo la Palinología forense aporta respuestas e información orientativa a la investigación de causas judiciales mediante el estudio de los granos de polen y esporas recuperados de las escenas investigadas o de la vestimenta y/o el cuerpo de las víctimas y los sospechosos de haber cometido un delito.

Por su parte, el entomólogo Néstor Centeno, de la Universidad Nacional de Quilmes expondrá de qué manera el estado de desarrollo de los insectos cadavéricos permite estimar el tiempo transcurrido desde la primera colonización del cuerpo.

La última charla estará a cargo de la Dra. Daniela S. Tosto, botánica del Instituto de Biotecnología del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas del INTA y versará sobre el modo en el que los vegetales pueden ser utilizados para conectar a un sospechoso con una víctima o con el escenario del crimen; cómo la botánica molecular también permite el seguimiento de drogas para establecer su origen geográfico, y de qué manera estas técnicas moleculares también se utilizan para detectar la introducción al país de cultivos transgénicos no autorizados.

El Simposio está dirigido principalmente a investigadores, docentes y estudiantes de Ciencias Biológicas. Fue declarado de interés por el Instituto de Biodiversidad y Biología Experimental y Aplicada (IBBEA) y, si bien es gratuito, requiere inscripción previa.

Toda la información en: http://www.conicet.gov.ar/1er-seminario-de-biologia-forense/