El Protocolo -UBA

¿Qué es el Protocolo?

Es una herramienta que regula la intervención institucional ante situaciones de violencia sexual y discriminación basada en el sexo y/o género de la persona, orientación sexual, identidad de género y expresión de género y tiene como objetivo la promoción en la comunidad universitaria de un ambiente libre de violencias de género y discriminación de cualquier tipo por razones de género y/o identidad sexual.

Con la aplicación del protocolo se busca poner a disposición de las personas afectadas por estas situaciones de asesoramiento y acompañamiento psicológico y legal gratuitos (art. 5º inc. a) en un marco de respeto y privacidad (art. 5º inc. b) y de no revictimización (art. 5º inc. c), generando un ambiente de contención y confianza (art. 6º inc. c).

Además de garantizar un ambiente libre de discriminación de cualquier tipo y de hostigamiento y violencia por razones de identidad sexual, de género, clase, étnica, nacionalidad o religiosa, promoviendo condiciones de igualdad y equidad, entre los objetivos del Protocolo se encuentran: adoptar medidas de prevención como principal método de combatir este tipo de acciones; llevar estadísticas y análisis sistemático de la temática relativa a discriminación, hostigamiento y violencias por razones de identidad de género u orientación sexual a fin de adoptar a futuro nuevas medidas de prevención y perfeccionar las existentes; promover acciones de sensibilización, difusión, y formación sobre la problemática abordada a todos los integrantes de la comunidad de la Facultad (docentes, nodocentes, estudiantes, graduades y personal contratado), así como fomentar y favorecer acciones que eliminen la violencia de género, acoso sexual y la discriminación por razones de género u orientación sexual en todas las unidades académicas de la Universidad.

¿Qué situaciones abarca?

El protocolo rige para todas las relaciones laborales y/o educativas que se desarrollen en el marco de cualquier dependencia de la Universidad de Buenos Aires y que involucra comportamientos y acciones realizadas por:

  • Funcionarios/as, docentes y no docentes, cualquiera sea su condición laboral.
  • Estudiantes, cualquiera sea su situación académica.
  • Personal académico temporario o visitante.
  • Terceros que presten servicios no académicos permanentes o temporales en las instalaciones edilicias de la Universidad.

Las situaciones pueden llevarse a cabo por cualquier medio comisivo, incluyendo la omisión, y pueden dirigirse a una persona en particular o referirse de manera general a un grupo fundada en razones de género, identidad de género u orientación sexual y que generen un ambiente de intimidación, humillación u hostilidad.

Las situaciones comprenden

  • Hechos que configuren formas de acoso sexual, entendiendo por tales aquellos comentarios reiterados o conductas con connotación sexual que impliquen hostigamiento, asedio, que tengan por fin inducir a otra persona a acceder a requerimientos sexuales no deseados o no consentidos.
  • Hechos de connotación sexista, entendiendo por tales aquellas conductas, acciones, comentarios, cuyo contenido discrimine, excluya, subordine, subvalore o estereotipe a las personas en razón de su género, identidad de género u orientación sexual.
  • Hechos de violencia sexual: toda conducta que implique la vulneración del derecho de la persona de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual, a través de engaño, amenaza, coerción, uso de la fuerza o cualquier otra forma de intimidación.

Primera versión del Protocolo –> Res. CS 4043/15 

Versión actualizada del Protocolo –> Res. CS 1918/19