Braslavksy, honoris causa


En un acto llevado a cabo en el aula 6 del Pabellón II, la Facultad distinguió a Silvia Braslavsky con el doctorado honoris causa de la Universidad de Buenos Aires en virtud de su destacada carrera científica. Licenciada en Química en 1963, Braslavsky fue una de los más de trescientos renunciantes después de la Noche de los Bastones Largos.

Inspirado por la naturaleza


La UBA otorgó el doctorado Honoris causa al francés Jacques Livage, padre de la denominada “química suave”, quien en 1977 anticipó que en el siglo XXI el agua y el aire sustituirían al petróleo. Fue periodista y es un prolífico científico. Actualmente, es profesor honorario del College de France y miembro de la Academia Francesa de Ciencias.

El mapa del cerebro


El 19 de octubre pasado, en el Aula Magna del Pabellón II de la Facultad, el neurocientífico Pasko Rakic, que trabaja en la Universidad de Yale, en Estados Unidos, recibió el doctorado honoris causa de la Universidad de Buenos Aires de manos del decano Jorge Aliaga, tras lo cual brindó una conferencia en la que detalló sus principales desarrollos científicos.

Un cerebro atento


Michael Posner, un pionero de la neurociencia cognitiva, especializado en el estudio de los procesos que rigen el fenómeno de la atención, estuvo en la Facultad para recibir el diploma de Doctor Honoris Causa de la UBA y dar una charla. Dos horas antes del acto conversó con el Cable.

“Dios ama a los calamares”


En el marco de la I Reunión de Biología Evolutiva del Cono Sur, que se realizó en la Facultad en la semana del 23 de noviembre, el destacado biólogo español Francisco J. Ayala recibió el diploma de doctor Honoris Causa de la UBA, de manos del decano, Jorge Aliaga. Luego ofreció una conferencia sobre el diseño inteligente.

La historia del tiempo


Los festejos se realizarán el 30 de octubre, con la entrega del honoris causa a Eugenia Kalnay, una reconocida meteoróloga formada en Exactas. En esta nota, Mario Núñez realiza un recorrido por la historia del Departamento, creado por el impulso de Rolando García y Manuel Sadosky, que pertenecieron al Servicio Meteorológico Nacional.