Elecciones en defensa de la ciencia


En el marco de una tensa situación debido al ajuste que viene sufriendo el sistema científico nacional, investigadores de todo el país podrán elegir, entre el 22 y el 31 de mayo, a su representante en el Directorio de CONICET para el área de ciencias biológicas y de la salud. Los tres postulantes se presentaron en la Facultad para exponer sus propuestas, debatir sus ideas y contestar las preguntas del público.

La ciencia elige


Científicos de todo el país, que forman parte de la carrera de Investigador del CONICET, tendrán la posibilidad de votar a su representante en el directorio de esa entidad, para el área de Ciencias Exactas y Naturales. Los candidatos participaron de una convocatoria organizada por varios departamentos de la Facultad para dar a conocer sus propuestas y contestar las preguntas del público.

Hombre de acero


Nicolás Bonadeo se recibió de físico en Exactas y viajó al exterior para hacer su doctorado. En Estados Unidos tuvo distintas experiencias laborales. A su vuelta pasó por Exactas y CONICET para luego incorporarse a la metalúrgica Tenaris donde hoy se desempeña como Jefe del Departamento de Física Aplicada. Durante la entrevista sostiene que la universidad debe formar profesionales para la industria y que ser físico, hoy en día, es estar laboralmente muy bien posicionado.

Gabriel Rabinovich, personalidad destacada


La Legislatura porteña declaró personalidad destacada en el ámbito de la ciencia a Gabriel Rabinovich, profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA e investigador del CONICET. El reconocimiento subraya la importancia del trabajo del investigador “en el el futuro desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas para la lucha contra el cáncer”.

Escasos de presupuesto


Los gastos para funcionamiento asignados por el Consejo Superior de la UBA a la Facultad ponen en jaque la continuidad de las actividad normal de docencia e investigación. “El actual presupuesto va a resultar insuficiente”, remarca el decano Juan Carlos Reboreda que, entrevistado por el Cable, da un panorama de la cuestión de la distribución de los fondos en la Universidad y de las acciones para torcer el rumbo.

Física para la salud


Mirta Villarreal es doctora en Física de Exactas. Sin habérselo propuesto, su carrera se encaminó hacia la aplicación de herramientas de esta ciencia en el ámbito de la medicina. Actualmente, es investigadora de CONICET en la Fundación FLENI. Asegura que cada vez se profundiza más la relación entre estas disciplinas y que se está abriendo un nuevo espacio laboral para los estudiantes interesados en explorar esta alternativa.

Calidad primer mundo


Dos argentinos, ambos profesores de la Facultad e investigadores del CONICET, fueron elegidos entre los once científicos de países en desarrollo premiados por la Academia Mundial de Ciencias en su 25ta. reunión general llevada a cabo en Omán. Daniel de Florian y Marcelo Rubinstein fueron los únicos investigadores latinoamericanos que recibieron esta distinción.

Petróleo, tecnología y Nación


El gobierno anunció la creación de Y-TEC un emprendimiento conjunto de YPF y CONICET destinado a generar y aplicar conocimiento en distintas áreas de la industria energética nacional. Gustavo Bianchi, director general de la empresa, detalla el rol clave que jugará la compañía para alcanzar el autoabastecimiento de hidrocarburos, promover el ingreso de científicos en el sector productivo y convertir al país en referente mundial en la explotación de yacimientos no convencionales.

Aguas argentinas


La ONU proclamó el 2013 como el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. Actualmente, unos 783 millones de personas no tienen acceso al agua potable y, cada año, fallecen por esa causa alrededor de un millón y medio de niños. En este marco, Carolina Vera, profesora de Exactas-UBA e investigadora del CONICET señala los principales problemas relacionados con el agua en la Argentina.

La evolución en la lista negra


Arturo Romano es profesor de Exactas e investigador del CONICET. Su carrera transcurrió íntegramente durante la última dictadura. A días de cumplirse un nuevo aniversario del último golpe militar, relata cómo era estudiar biología en una época en la cual la evolución era considerada subversiva, se convivía con agentes de inteligencia en las aulas y la policía revisaba a los alumnos diariamente.