Planes inesperados


A fin del año pasado, en sesión extraordinaria, los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires aprobaron en primera lectura el proyecto de ley que crea el “Distrito Joven – Costanera Norte”, una amplia zona de cara al Río de la Plata destinada a recreación, que incluye locales gastronómicos, bares y boliches bailables. El nuevo distrito está delimitado, al norte, por la Reserva Natural Ciudad Universitaria y, al sur, por el predio Costa Salguero, lo que incluye también al Parque de la Memoria, y consiste en un gran parque lineal, a lo largo de la costanera, de una extensión de casi 10 kilómetros. La ley permite que hasta el 35% de la superficie sea concesionada a privados. Asimismo, también determina que, tanto en el sector denominado “natural” -que incluye al Parque Natural Ciudad Universitaria- como en el “conmemorativo” -Parque para la Memoria- podrá utilizarse para privatizar hasta el 2% de la superficie. De estos datos se desprende que, con el significativo aporte en metros cuadrados que hacen ambos parques, es posible incrementar por mucho el 35% destinado a actividades privadas en el resto del polígono.

El proyecto fue aprobado, en esta primera lectura, con los votos positivos de 40 legisladores de las fuerzas Vamos Juntos, Partido Socialista, Bloque Peronista, y GEN; y tuvo 19 votos en contra, de Suma+, Unidad Ciudadana, Frente de Izquierda de los Trabajadores, y Autodeterminación y Libertad.

El problema de este proyecto radica en que una parte importante del área incluida en la ley pertenece a la Universidad de Buenos Aires. Los sectores que se identifican como Parque Natural Ciudad Universitaria y Parque de la Memoria son propiedad de la UBA, ya que la Ley Nacional 16.067, que data de 1961, dispuso la transferencia definitiva de dichos terrenos a la UBA.

Frente a esta situación, el Consejo Directivo de la Facultad manifestó su rechazo por el tratamiento del proyecto sin la participación de la UBA (ver recuadro). También expuso su preocupación por las consecuencias de la implementación de esta ley y solicitó a la Legislatura la exclusión de los espacios pertenecientes a la UBA antes de la aprobación definitiva. El martes pasado, 6 de marzo, tuvo lugar la audiencia pública con la participación de funcionarios del Gobierno de la CABA, autoridades universitarias, estudiantes, varias ONG y vecinos. Allí se hizo presente el decano Juan Carlos Reboreda, para exponer la posición de Exactas.

“El Parque Natural y el Parque de la Memoria nacen de un convenio de colaboración entre la UBA y la Ciudad en agosto de 2000. La UBA cedió el predio para la construcción de dichos parques (el Parque Natural aún está sin finalizar) pero no la titularidad de los terrenos, por lo tanto, de aprobarse la ley, la Ciudad estaría disponiendo de terrenos que no le son propios”, indicó el decano Juan Carlos Reboreda, comprometido con el proyecto de Parque Natural desde los inicios del proyecto. Durante su testimonio en la audiencia, Reboreda pidió, de acuerdo con lo expresado por el Consejo Directivo, “excluir al Parque de la Memoria y al Parque Natural de la Ciudad Universitaria” en la redacción de la ley, enfatizando que “ambos terrenos le pertenecen a la Universidad, que no fue consultada al respecto”.

Entre quienes tuvieron la palabra en la audiencia, estuvo el subsecretario de Asuntos Jurídicos de la Universidad de Buenos Aires, Miguel Ángel Mouriño, quien aclaró que el decano de Exactas “habló en nombre de su Facultad, porque su postura no es la sustentada por el Consejo Superior de la UBA” y dejó en claro que si bien la Universidad “no va a permitir que se afecten sus dominios de terrenos”, estaría dispuesta a acordar “convenios específicos” para las zonas en conflicto.

El proyecto de ley, que fue aprobado en primera lectura, requiere un tratamiento en segunda lectura, tras el cual podrá ser aprobado.

La Reserva Ecológica Ciudad Universitaria se creó a partir de la ley 4.467 de diciembre de 2012, en la que se establecía, entre otros puntos, que la administración y gestión del predio debían ser objeto de un convenio específico que se celebraría entre la UBA y la Ciudad en un plazo no mayor a 90 días, pero a mas de 5 años de la sanción de la ley aún está pendiente la firma de dicho convenio. Las obras civiles que permitirían convertir al predio en un lugar utilizable para los vecinos fueron paralizadas en 2008 y se esperaba que el título de Reserva Ecológica fuera el factor de impulso para finalizarlas. Pero eso no ocurrió todavía pese a los reclamos de Exactas que, a partir del interés de su Consejo Directivo, viene reclamando por el cumplimiento de la ley desde su aprobación.

En el 2008, los avances eran evidentes. Todo parecía indicar que se concretaría la totalidad del proyecto costero de Ciudad Universitaria, nacido del concurso público de ideas que organizó la Universidad de Buenos Aires en 1998, y que incluía el Parque de la Memoria. Por aquel entonces tenían su firma los convenios de colaboración entre la UBA y la Ciudad, también el Acta Acuerdo que delimitaba el predio y las responsabilidad de cada institución. Además, ya estaba finalizado el Plan de Manejo del predio, a partir del trabajo de una comisión encabezada por la bióloga Alejandra Volpedo (hoy en la Facultad de Veterinaria de la UBA), que elaboró en el año 2007 un plan de manejo para el Parque Natural de la costa de Ciudad Universitaria. El plan preveía la figura de un administrador concursado y un consejo asesor de la gestión, de carácter vinculante. Volpedo, investigadora de experiencia en temas de manejo de áreas naturales, fue sugerida para coordinar la elaboración del documento por la gestión de la Facultad. Trabajó con especialistas de distintos departamentos docentes de Exactas; del Gobierno de la Ciudad (a través del Área de Gestión de la Ribera); de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, y de diversas ONG.

De todo aquello, solo se concretó la primera etapa, el Parque de la Memoria. Posteriormente a la inauguración del mismo, las obras se limitaron a la construcción del canal aliviador del arroyo Vega, quedando el Parque Natural en un prolongado stand by.

 

Lo que dijo el Consejo

Para su resolución 214, referente al “Distrito Joven”, el Consejo Directivo de Exactas considera que la titularidad de los terrenos en conflicto, sobre los cuales se construyeron el Parque Natural y el de la Memoria, “corresponde, según la Ley Nacional 16.067 del 22 de noviembre de 1961, a la UBA”. Además, destaca que la Universidad “no ha sido consultada sobre este proyecto de ley”, lo que implica “un avasallamiento al patrimonio y a la autonomía”.

También sostiene que el artículo 7 de la ley 4.467 de diciembre de 2012, por la cual se creó la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria – Costanera Norte, indica que allí se establece que “se considerará al Área Reserva Ecológica Ciudad Universitaria – Costanera Norte y al sector Urbanización Parque del Parque Natural Ciudad Universitaria como una sola Unidad de Gestión. Y agrega que “en su forma actual, el proyecto de creación del Distrito Joven – Costanera Norte va en detrimento de la creación y efectiva implementación de la Reserva Ecológica y del manejo del sector UP del Parque Natural Ciudad Universitaria”.

En la parte resolutiva, el Consejo Directivo expresó su más enérgico rechazo a que el Proyecto de Ley haya sido tratado sin requerir la opinión de la Universidad, titular de los terrenos, y manifestó su “profunda preocupación por las consecuencias que tendrá la aprobación de este Proyecto de Ley sobre el funcionamiento del Parque Natural Ciudad Universitaria y del Parque de la Memoria y sobre la implementación de la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria – Costanera Norte”.

Asimismo, solicitó a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la modificación del proyecto de ley excluyendo de éste los espacios en conflicto y que las autoridades de la UBA y el Consejo Superior “inicien las acciones correspondientes para salvaguardar el patrimonio y los intereses de la Universidad”.