Alberto Kornblihtt camino al Directorio


Entre el 22 y 31 de mayo se llevaron a cabo los comicios en los cuales poco más de tres mil científicos de todo el país, estaban habilitados para votar a su representante para la Gran Área de Ciencias Biológicas y de la Salud en el Directorio del CONICET. El resultado de la elección arrojó un contundente triunfo del biólogo molecular Alberto Kornblihtt, quien obtuvo 1626 votos, superando ampliamente a sus competidores, el bioquímico rosarino Eduardo Ceccarelli -que se alzó con 541 votos- y la veterinaria patagónica Mirtha Lewis -elegida por 415 personas-. “De acuerdo con la cantidad de avales que había conseguido mi candidatura, consideraba que podía obtener cerca de 900 votos. Para mí fue una sorpresa recibir este apoyo”, explica Kornblihtt y deja en claro sus expectativas: “Entiendo que lo que viene ahora es que mi nombre sea elevado por el Ministerio de Ciencia al Poder Ejecutivo para que sea designado en el directorio”.

Esas expectativas se relacionan con cierta preocupación, por parte de un sector importante de la comunidad científica, de que el Poder Ejecutivo repita lo hecho con el físico Roberto Salvarezza. En junio de 2016, Salvarezza resultó elegido por sus pares como representante por el área de Ciencias Exactas y Naturales. Sin embargo, y a pesar de haberse impuesto holgadamente, el gobierno nunca oficializó su nombramiento. Si el Ejecutivo volviera a actuar de esa manera, quedaría seriamente afectada la representatividad del actual Directorio del CONICET. De acuerdo con lo informado a el Cable por la directora del CONICET Dora Barrancos, los tiempos esperables para este tipo de designación no suelen superar los siete meses.

El resultado de la elección cobra un valor particular dada la agudización de las protestas que una parte importante de la comunidad científica viene llevando adelante frente a las políticas de ajuste que está implementando el gobierno nacional y que afectan particularmente al CONICET a raíz de la reducción de un 20 por ciento en los gastos de funcionamiento de los institutos, las restricciones y falta de actualización de los subsidios y el fuerte recorte en los ingresos a la carrera de investigador. Kornblihtt, que viene siendo un crítico perseverante de la política científica que ha impulsado el gobierno de Cambiemos, afirma que extenderá sus lineamientos a su nueva función: “Cuando ocupe mi lugar en el directorio, voy a llevar la posición que nace de la plataforma por la cual la gente me votó, voy a ser fiel a la defensa de la ciencia básica, a la defensa del CONICET”.

Puede interpretarse que el voto de la comunidad científica apunta a una propuesta combativa no solo por la cantidad de votos que recibió Kornblihtt. Otro indicador es el bajísimo índice de voto múltiple. En su sistema de selección de candidatos, el CONICET permite que sus investigadores puedan votar a uno, dos e, incluso, a tres de los candidatos en forma simultánea. En la actual contienda, los votos a más de un candidato fueron prácticamente despreciables, estando dirigida la mayor intención a subrayar, en particular, una de las propuestas.

Con su esperable pronta incorporación, junto con el politólogo Mario Pecheny –también recientemente electo como representante del el Área de las Ciencias Sociales y Humanidades–el directorio del CONICET puede tomar otro tono, más combativo en relación con las demandas de presupuesto y con las políticas de ingreso. “Voy a trabajar en esa dirección y creo que la racionalidad de los argumentos también me van a permitir obtener el apoyo del resto del Directorio en las demandas y cambios que creo necesario plantear”, sostiene.

Kornblihtt, es doctor en Ciencias Químicas de Exactas UBA; es director del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE UBA-CONICET), y es profesor del Departamento de Fisiología, Biología Molecular y Celular (Exactas UBA). A lo largo de su carrera ha obtenido múltiples premios y reconocimientos, entre ellos, es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos; integra la Organización Europea de Biología Molecular, y ha sido nombrado como Investigador de la Nación Argentina en 2011, el premio más importante que puede recibir un científico en el país.

Los cambios en el Directorio

Alberto Kornblihtt reemplazará a la bioquímica Mirtha Flawiá como representantes del área de Ciencias Biológicas y de la Salud. Flawiá, además, ostenta actualmente el cargo de vicepresidenta de Asuntos Científicos del CONICET, alineada con su presidente, Alejandro Ceccatto.

Mario Pecheny reemplazará a una voz crítica en el directorio, la socióloga Dora Barrancos, por el área de Ciencias Sociales y Humanidades.

Otro cambio es la incorporación del físico Roberto Rivarola como representante del área de Ciencias Exactas y Naturales . Ese cargo estaba ocupado irregularmente (por estar vencido su mandato hace más de dos años) por el químico Vicente Macagno. RobertoSalvarezza es quien debería haber ocupado esa silla pero recientemente pidió que se designara al segundo más votado (Rivarola) para que no haya más demoras y se ocupe ese cargo.