Programa de Gestión de Residuos

Programa de gestión de residuos.

Establecer un programa de gestión, implica el establecimiento de un plan de segregación en función del tipo de laboratorio, de la actividad del mismo y del sector al que pertenece.

Son aspectos a considerar:

  • Actividad del laboratorio (investigación, docencia, etc.)
  • Cantidad, periodicidad y variedad de residuos generados
  • Posibilidades de minimización (reducción, recuperación, tratamiento in situ, etc.).

Selección y clasificación

La caracterización, selección e identificación de los residuos es básica en el programa de gestión, evitando riesgos debidos a una manipulación, transporte o almacenamiento inseguros. Asimismo facilita el tratamiento que debe efectuarse para su eliminación. Deben considerarse los aspectos siguientes:

  • Clasificación. Se clasificarán según  las corrientes definidas en la Ley Nacional 24051
  • Envases o contenedores. Deberán aportarse los recipientes adecuados para cada tipo de residuo considerando su estado físico y sus propiedades
  • Identificación. Todos los residuos y sus recipientes deberán estar identificados y correctamente etiquetados de acuerdo con las disposiciones legales sobre clasificación, envasado y etiquetado. Debe tenerse en cuenta que un residuo es frecuentemente una sustancia o una mezcla peligrosa, y tiene que estar claramente advertido para que su manipulación pueda efectuarse en las condiciones de seguridad apropiadas.

Implementación y optimización

Para la implementación del programa o plan de gestión deben considerarse los siguientes aspectos:

  • Emplazamiento. Debe buscarse un emplazamiento en un lugar específico, apartado y que no se encuentre en el paso.
  • Almacenamiento. El almacenamiento de los distintos residuos debe efectuarse de acuerdo con los grupos establecidos, evitando incompatibilidades y otras situaciones peligrosas que puedan incrementar el riesgo. Deben tenerse en cuenta aquellos residuos que exigen una gestión diferenciada como los patogénicos o los radiactivos.
  • Periodicidad. Al objeto de racionalizar el volumen de residuos acumulados es necesario que se trasladen al local de acopio periódicamente.
  • Normas de seguridad. El programa de gestión debe incluir todas la informaciones relativas a la peligrosidad de los productos, a las condiciones de manipulación, tipos de envase, incompatibilidades y actuación en caso de derrames o vertidos y emergencias. Estas normas deben estar por escrito.

Continua  en   Segregación de Residuos Peligrosos